El Pleno municipal aprueba la moción del PP de Torrent para solicitar brigadas de Divalterra por unanimidad

El Pleno municipal aprueba la moción del PP de Torrent para solicitar brigadas de Divalterra por unanimidad

El Pleno ordinario celebrado ayer en Torrent aprobó la moción presentada por la portavoz del PP, Amparo Folgado en la que se insta al gobierno de Ros a presentar un Plan de Trabajo anual a la Diputación de Valencia, a fin de que puedan trabajar en Torrent, brigadas forestales dependientes de Divalterra.

La moción contó con el voto favorable del PP (8), al que se sumó VOX (2), Ciudadanos (2), Compromís (2) y PSOE (11).

Folgado ha afirmado que «Torrent cuenta con el paraje natural de la Serra Perenxisa que incluye la reserva de fauna del barranc de l’Horteta, Monte-Vedat, áreas recreativas, senderos, rutas cicloturistas en zonas forestales y hasta 36 núcleos de población a menos de 500 metros de la zona forestal, por lo que precisa de trabajos de prevención frente a incendios de forma continuada durante todo el año y se puede crear un Plan de Trabajo para esta brigada”.

Precisamente en este sentido, el pasado mes de julio se aprobó otra moción del PP de Torrent en la que se instaba al gobierno socialista a crear una brigada municipal de limpieza forestal permanente en el Vedat. Esta iniciativa podría complementarse con la brigada de Divalterra, ya que según Folgado «Torrent cuenta con una extensa masa forestal en la que hay trabajo para ambas brigadas durante todo el año».

Moción PP para preservar las tradiciones y fiestas ligadas a la arcabucería en la Comunidad Valenciana

 Amparo Folgado Tonda, Portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Torrent, en nombre y representación del mismo, mediante el presente escrito, y en uso de las atribuciones que le confiere el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales (aprobado por Real Decreto 2568/1986, de 28 de noviembre), eleva al Pleno del Ayuntamiento, para su debate y votación, la siguiente:  

MOCIÓN

El 4 de marzo de 2017 se publicaba en el B.O.E. la fecha el nuevo Reglamento de Explosivos (RD 130/2017, de 24 de febrero), cuya Instrucción Técnica Complementaria (ITC) nº 26 (“Manifestaciones festivas con uso de armas de avancarga”) afecta de forma drástica a las tradiciones y prácticas de los pueblos que celebran actos de arcabucería en el marco de sus fiestas patronales.

De entre los diversos problemas surgidos a raíz de la aplicación de la ITC 26 destacan por su impacto y alcance, y por la urgencia que requiere su resolución, tres en particular. El primero de ellos es el referido a los plazos designados para el reparto y almacenaje de la pólvora en función del número de participantes activos, determinados en los puntos 6.3 y 6.4 de la mencionada ITC; el segundo guarda relación con el procedimiento que se debe seguir para dicho reparto y, más en concreto, cuanto afecta al trasvase de la pólvora, igualmente tratado en el citado punto 6.3 de la ITC; el tercero, del que son causa indirecta, pero no única, las exigencias contenidas tanto en la ITC 26 como en el conjunto del Reglamento de Explosivos, es el pronunciado incremento que está experimentado el precio de la pólvora destinada a actos de disparo de arcabucería.

El primero de los problemas señalados en el punto anterior constituye un escollo prácticamente insalvable para las entidades responsables de la organización y desarrollo de los actos de arcabucería, al punto de que, en numerosas poblaciones, ha obligado a alterar sustancialmente dichos actos, ocasionando con ello trastornos considerables en el conjunto de sus programas (muchos de ellos con un fuerte componente tradicional) y, lo que es peor, introduciendo un importante factor de riesgo en dichos actos.

En efecto, la imposibilidad de almacenar pólvora más allá de 72 horas (en festejos con menos de 500 participantes activos) o, en el mejor de los casos, de 96 horas (en festejos con más de 500 participantes activos), obliga a realizar dos o más repartos de pólvora en localidades en las que los actos de disparo se desarrollan a lo largo de un período de tiempo superior a tales plazos. Dichos repartos (en especial, el segundo y posteriores, si los hubiere) deben realizarse invariablemente en el transcurso de las fiestas, lo que conlleva, en primer lugar, una alteración sustancial, cuando no la suspensión, de los actos afectados; en segundo lugar, agrava la peligrosidad del reparto, realizado en un contexto festivo que resulta ser el menos idóneo para extremar las medidas de seguridad; en tercer lugar, propicia que el reparto no se complete en los términos previstos, toda vez que, como consecuencia de la propia celebración y, en concreto, de la complejidad y densidad de los actos asociados a la misma, así como de las responsabilidades que conlleva su organización y coordinación, hay peticionarios de pólvora que se ven impedidos de acudir a retirarla, circunstancia ésta que ocasiona, a su vez, graves molestias y onerosos desembolsos a las entidades organizadoras.

El segundo problema, resultante del procedimiento establecido por la ITC 26 para el trasvase de la pólvora a las denominadas cantimploras resulta ser –por más que se extremen las medidas de seguridad y se tengan presentes las cautelas señaladas en el texto– una actividad que entraña un peligro evidente, por cuanto implica la concentración de un número importante de personas en un espacio cerrado donde se manipulan grandes cantidades de pólvora (hasta 2000 kg. en algunas poblaciones con arraigada tradición de disparo), parte de la cual se encuentra en suspensión, y ello durante un tiempo que, por razones evidentes, se procura acortar todo lo posible, lo que a su vez constituye un factor de riesgo añadido.

De esta manera, sin que ello implique cuestionar, en modo alguno, la comprensible necesidad de asegurar la trazabilidad de la pólvora que se entrega a los participantes en los actos de disparo, lo cierto es que la experiencia y el sentido común alertan sobre la extrema peligrosidad de un escenario como el descrito, por desgracia reiterado con idéntico nivel de riesgo de población en población.

El tercer problema, que trae causa parcial de la aplicación de la nueva norma, amenaza gravemente, si no se le pone pronto y eficaz remedio, con precipitar en el curso de pocos años la desaparición de los actos de disparo en contextos festivos. En efecto, en el alza desaforada y continua del precio de la pólvora que se adquiere para tales actos influyen en gran medida las limitaciones y exigencias que tanto el Reglamento de Explosivos como su ITC 26 imponen para su transporte y reparto final, si bien el factor que por encima de cualquier otro determina dicho incremento es la existencia de facto de prácticas rayanas en el monopolio,  que derivan igualmente de las condiciones impuestas por la norma a la fabricación, almacenaje y distribución de la pólvora.

Por añadidura, es obligado señalar que, de continuar esta insensata escalada de precios, podríamos asistir a la aparición de un fenómeno tan indeseable y peligroso como el de la venta de pólvora al margen de los procedimientos legalmente establecidos.

Por todo lo expuesto, el Grupo Municipal Popular presenta los siguientes: 

ACUERDOS

  • El Ayuntamiento de Torrent insta al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para que en el menor plazo de tiempo posible disponga la modificación del texto de la Instrucción Técnica Complementaria nº 26 del Reglamento de Explosivos (RD 130/2017, de 24 de febrero) para resolver las dificultades más apremiantes que enfrentan las entidades responsables de la organización y desarrollo de actos de arcabucería en contextos festivos.
  • Dar traslado del presente acuerdo a todos los grupos parlamentarios con representación en Les Corts Valencianes.

En Torrent a 13 de Septiembre de 2019.

FDO:  AMPARO FOLGADO TONDA, PORTAVOZ DEL GRUPO POPULAR DE TORRENT

A LA ALCALDÍA-PRESIDENCIA DEL AYUNTAMIENTO DE TORRENT

El PP de Torrent presenta una moción en defensa de las tradiciones festivas con arcabucería

El PP de Torrent presenta una moción en defensa de las tradiciones festivas con arcabucería

El concejal del PP en el Ayuntamiento de Torrent, Boro Císcar ha asistido a una reunión presidida por la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, junto a representantes de Ayuntamientos de la Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Castilla la Mancha, además de la UNDEF y representantes de asociaciones festeras de municipios valencianos.

Los populares han mostrado su apoyo firme y decidido a una tradición como el uso de la pólvora en fiestas con arcabucería, en peligro tanto por el notable incremento de su precio como por la restrictiva normativa que regula ese uso.

Es por eso, que el PP de Torrent ha presentado una moción en el Ayuntamiento de Torrent en la que se insta al Ministerio a la modificación de la ITC 26, que regula las Manifestaciones festivas con uso de armas de avancarga.

Para Císcar, el uso de este tipo de pólvora es muy importante en las tradiciones festivas de Torrent, desde los cohetes utilizados en los traslados de las clavarías, al día de l’Entrà de la Flor, tradición que data de S.XVI a las trabucaes que se celebran en las fiestas de Moros y Cristianos de Torrent.

La actual normativa de uso de la pólvora es muy estricta y pone en peligro precisamente la continuidad de estas tradiciones, «tenemos que luchar por nuestros pueblos, por los ciudadanos que quieren seguir disfrutando de sus tradiciones, sin problemas legales, con seguridad, por supuesto, pero sin impedimentos, por eso es necesario modificar la ley», afirma Boro Císcar.

Por ello, en la reunión se ha elaborado una hoja de ruta que contempla la presentación de iniciativas municipales, provinciales, autonómicas y nacionales para proteger este tipo de fiestas para instar al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a que en el menor plazo de tiempo posible disponga la modificación del texto de la Ley de Explosivos para resolver las dificultades más urgentes como ampliar el plazo de tenencia de pólvora y que su transporte y precintado pueda ser realizado por los participantes. Así, solicitarán que se arbitren las medidas necesarias para la mejora de los términos y condiciones en que se viene aplicando la ITC 26 («Manifestaciones festivas con uso de armas de avancarga») del Reglamento de Explosivos (Real Decreto 130/2017, de 24 de febrero) en las poblaciones cuyas festividades incluyen los actos de disparo de arcabucería por entender que afecta de forma drástica a las tradiciones y prácticas de los pueblos que celebran actos en el marco de sus fiestas patronales.

Los populares de Torrent afirman que la reunión ha sido muy positiva, ya que «nos ha unido a representantes festeros con responsables del PP para reivindicar esta tradición histórica, sin colores políticos y de la mano de los festeros».

En este sentido, el PPCV ya ha registrado una iniciativa también durante el mes de agosto en les Corts Valencianes.

El PP se reúne con vecinos de la Ermita y calle Valencia que denuncian «la degradación paulatina del barrio»

El PP se reúne con vecinos de la Ermita y calle Valencia que denuncian «la degradación paulatina del barrio»

Inseguridad ciudadana, falta de limpieza e higiene, ocupación ilegal de viviendas, falta de civismo y consumo de alcohol y drogas en la vía pública son algunas de las denuncias planteadas por los vecinos de este barrio

La portavoz del Partido Popular, Amparo Folgado y el concejal José Francisco Gozalvo se reunieron con los vecinos de la Ermita, Canónigo Gisbert y la calle Valencia, tras las múltiples quejas de estos vecinos antes el Ayuntamiento y no obtener ni respuesta ni solución a los problemas planteados.

Folgado se ha comprometido con los vecinos a hacer visible su problema y denunciar su situación en el Pleno municipal, para que se tomen las medidas oportunas. Los vecinos han denunciado problemas de inseguridad ciudadana, falta de limpieza e higiene, problemas por la ocupación ilegal de viviendas y falta de civismo. Estos vecinos afirman que “poco a poco el barrio se está degradando frente a la pasividad del Ayuntamiento que prefiere hacer barrios nuevos sin resolver los problemas que surgen en los barrios tradicionales”.

Falta de vigilancia policial y problemas derivados con motos a escape libre

Uno de los principales problemas planteados por los vecinos y por el cual han presentado instancias en el Ayuntamiento sin obtener respuesta es el de “un grupo de motoristas que realizan carreras nocturnas, con motos sin el tubo de escape reglamentario que utilizan la calle Valencia para hacer carreras y caballitos, llegando a superar los 80 km/h”. Además, los vecinos afirman que “no podemos dormir, sufrimos de insomnio cada noche y éstos motoristas aprovechan que la rotonda de cuatro caminos está cortada y no circulan vehículos, para hacer sus carreras”. Además, afirman que pese a las quejas en el Ayuntamiento y múltiples llamadas a la Policía Local, no son atendidas sus quejas. Las quejas no solo se ciñen a las motos sino que también se quejan por el uso de monopatines eléctricos. Por lo que solicitan más vigilancia policial, la instalación de badenes que impida las carreras o la puesta en marcha de un radar.

Inseguridad ciudadana y falta de civismo e higiene

Los vecinos del barrio de la Ermita, también han denunciado el problema de seguridad ciudadana generado por un grupo de personas que se reúnen cada día en la puerta de la Parroquia de San Luis Beltrán y en la de los comercios y banquitos de la zona. Los vecinos denuncian que “estas personas intimidan a los vecinos, utilizan los contenedores de Canónigo Gisbert y Santa Teresa como urinarios, donde dejan sus propias heces, consumen estupefacientes y alcohol en la vía pública y algunos llegan a dormir en bajos y entradas de garajes”.


Los vecinos denuncian que “esto no lo queremos para nuestro barrio, es un problema social y ni el gobierno municipal ni la Policía hacen nada para solventarlo”. Además, denuncian que “muchos vecinos llevamos más de 50 años viviendo en este barrio y nunca hemos visto lo que está ocurriendo ahora, están dejando morir el barrio a pasos agigantados y nuestros hijos tienen miedo de andar por la noche por el barrio”. Un vecino llegó a afirmar que “estamos en una ciudad sin ley y el círculo se va ampliando cada vez más hacia el centro de la ciudad”.

Los vecinos también denunciaron el problema de ocupación ilegal de viviendas y el plan de rehabilitación y regeneración del barrio que propuso la asociación de vecinos al consistorio y que solo el PP, asumió en su programa electoral.

Obras en la rotonda de cuatro caminos

A los diferentes problemas planteados por los vecinos, se suma el de las obras interminables en la rotonda que une Canónigo Gisbert, Camí Reial, Valencia y Mas del Jutge. “Llevamos cerca de un año sufriendo las obras de la rotonda, cuando terminen no va a quedar ningún negocio abierto en el barrio”.

Además, los vecinos también denuncian que “desde que cerraron al tráfico el cruce para construir la rotonda, es un peligro andar por nuestras calles, debido a que se circula en dirección contraria, por calles estrechas y la gente aparca en doble fila o encima de las aceras en la calle Canónigo Gisbert”.

La portavoz del Partido Popular, Amparo Folgado se ha comprometido con todos los vecinos a hacer visible su problema, trasladarlo al Pleno municipal para que toda la corporación municipal sea sabedora y a presentar iniciativas para que el gobierno socialista actúe de verdad en el barrio. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies