Trapero

Trapero

En la última actualización del Diccionario de la Lengua Española de 2019, la Real Academia Española recoge 4 acepciones de la palabra ‘trapo’. Ninguna de ellas tiene correspondencia alguna con el término bandera. De ahí que el calificativo pronunciado por el Portavoz del Grupo Compromís en el pasado Pleno Municipal del 5 de diciembre sobre la bandera española no puede ser tomado ni con la más mínima seriedad. Es conocida la distancia y reserva del Sr. Alabajos con toda aquella razón o realidad que le pueda hacer caer de su encanto con el proyecto imaginario de ‘Països Catalans’. Y la bandera o cualquiera de los símbolos de nuestra Nación que evidencian el carácter artificial del independentismo suponen para él un peligro.     

Decía el 28º Presidente de los EE.UU., Woodrow Wilson que “la bandera es la encarnación, no del sentimiento, sino de la historia”, y en el caso de la bandera española y nuestros símbolos identitarios, años y siglos de historia detrás, alguno hay. La animadversión hacia nuestra historia y en definitiva hacia España por parte de aquellos que pretenden acabar con todo lo que significa no es más que una estrategia pueril del nacionalismo, que para imponer su aspiración fantasiosa han de recurrir a la descalificación y el menosprecio del proyecto común. Y no es más que simple envidia. Envidia de que nuestra Nación, por muchos palos en las ruedas que se le pongan, demasiados desde dentro, goce de una salud espléndida y mantenga día a día la gran aceptación por parte de la ciudadanía, a la que este proyecto procura su bienestar. La debilidad de los actuales nacionalismos excluyentes es fruto de su base en una historia ficticia e idílica, totalmente alejada de la realidad, frente a la historia común y de prosperidad sobre el que se basa el sentimiento español, que supone un pilar sólido y firme.

Para algunos será un trapo a merced del viento, para otros un motivo de segregación, sin embargo, para la mayoría, el 55% de los españoles según el CIS, es un motivo para sentir emoción o mucha emoción. Estos sentimientos no se circunscriben a un mero ‘trapo’, sino a todo lo que representa éste. La bandera española aglutina bajo su manto a una sociedad con futuro, innovadora, además de gozar de una calidad y esperanza de vida inmejorables; por algo somos el 4º mejor país del mundo para vivir. Así que, si algún ‘trapo’ ha de representarme, no tengo duda: la roja y gualda será (sin olvidarme de la nostra Senyera).        

Amparo Folgado Tonda

Una ciudad en proceso de cambio, pero ¿a peor o a mejor?

Una ciudad en proceso de cambio, pero ¿a peor o a mejor?

Aunque pareciera que no, las tan esperadas obras de Camí Reial y Quatre Camins, después de más de un año, por fin han llegado a su fin, ¿o no?

Hace un mes, aproximadamente, el gobierno del señor Ros anunciaba que la rotonda de Quatre Camins, después de algún mes de demora, quedaba abierta al tráfico, pero, a su vez, la finalización incompleta de esta infraestructura creaba algún que otro problema nuevo. Escasos días después de su apertura al tráfico, se constataba lo que muchos auguraban: la anchura de carriles y salidas de la rotonda no era el suficiente para el giro de vehículos de gran tamaño, véase autobús o camión de basura. La estrechez de esta rotonda obliga a los conductores de estos vehículos a subirse en los bordillos para poder realizar maniobras. Dada esta situación, se ha producido lo que lógicamente se esperaba: el bordillo interior ya está roto. La falta de anchura para realizar correctamente los movimientos, más el no hormigonado y acondicionamiento de la parte central ha devenido en la rotura del bordillo. Tantos meses de espera, tantas molestias a vecinos, que todavía continúan en algunas comunidades de propietarios sobre el suministro de agua, han terminado con desperfectos y más contratiempos tras su ‘finalización’.

Otra infraestructura que se ha eternizado y causado incesantes preocupaciones a los residentes ha sido la reurbanización de Camí Reial, que tras 12 meses de obras ha ‘llegado a su fin’. Además, la remodelación de esta calle sólo se ha realizado hasta la mitad, ya que el tramo comprendido entre C/ 25 de abril y C/ Alacant todavía queda por ejecutar. En este sentido he de recordar que, en el proyecto inicial, elaborado por el gobierno popular, la reforma se preveía completa, renovando integralmente una de las principales arterias de Torrent como es el eje C/ Valencia-Camí Reial, es decir, desde la rotonda de la Cotxera hasta las rotondas del Pont Blau. Para más inri, las obras se han ejecutado de forma integral, no tramo por tramo, por lo que las molestias se han producido para la totalidad de los vecinos de la calle y sus consecuencias se han sufrido durante un año entero, cosa que con la ejecución de la C/ Valencia, donde se fue cortando por tramos, las molestias, que las hubo, se redujeron a lo mínimo.

En definitiva, obras de tal calado como son la rotonda de Quatre Camins y la reurbanización de Camí Reial han llegado a su fin, sí, pero sólo en teoría, ya que en el caso de la rotonda las deficiencias posteriores a la finalización ya están emergiendo y produciendo más perjuicios a los vecinos, mientras que Camí Reial sólo lleva una semana abierta, pero estamos a la expectativa de próximos contratiempos, que, desgraciadamente, los habrá en un futuro no muy lejano.

Recorta, que aún queda

Recorta, que aún queda

“¿Recortes? ¿Qué recortes?, no hay ningún recorte”, estas son las preguntas y respuesta que desde el Consell nos lanzan a raíz de las diversas informaciones sobre el frenazo en los gastos e inversiones de la Generalitat Valenciana que en los últimos meses han surgido en el marco del tema de los ingresos a cuenta y retenciones que el gobierno central está practicando sobre la financiación de las Comunidades Autónomas.

La reunión que el President de la Generalitat mantuvo el pasado mes con la Ministra María Jesús Montero evidenció que el gobierno en funciones del Sr. Sánchez no tiene ninguna intención de desbloquear las tan necesarias entregas a cuenta a las CC.AA., por lo que indudablemente, el Consell de Ximo Puig se verá abocado a un ‘ajuste’, como prefieren llamarlo desde el Palau de la Generalitat, en las inversiones y gastos en nuestra Comunidad. Con esta situación, el gobierno autonómico, previsiblemente, habrá de prorrogar los presupuestos de 2019 en el año 2020, tal y como ya avisó la Vicepresidenta Oltra. En palabras del President de la Generalitat, el recorte se realizará en ‘partidas que todavía no se hayan ejecutado’; y ahí es donde Torrent entra en escena.

Inversiones anunciadas a bombo y platillo por el Gobierno de Ros, aunque correspondientes al presupuesto autonómico, ahora pasan, o más bien, se mantienen, en el limbo de las promesas incumplidas, y un año más, los torrentinos tendrán que esperar para verlas, en el mejor de los casos, empezar. En este nuevo contexto, que tampoco cambia mucho del existente antes de la reunión Montero-Puig, el puente que uniría la CV-36, Radial Valencia-Torrent, con C/ dels Mauros seguirá sin poder cruzar el barranco, infraestructura que recordemos aparecía en los Presupuestos de la Generalitat Valenciana del presente año con un mísero 0,9% del total de su coste. El tan esperado Centro de Salud proyectado en Parc Central, con el nuevo panorama de recortes y ‘ajustes’ del Consell, pasa también a ser candidato a quedar en el ostracismo de la inversión pública. Y nuevos anuncios como el que daba la semana pasada el Alcalde Jesús Ros, referente al compromiso de la Conselleria de desmantelar la planta de Gestión Medioambiental de Residuos S.A. (GEMERSA), nacen ya con una dudosa viabilidad para el próximo ejercicio, ya que no habiendo partida presupuestaria en 2019 para ello y con unas previsiones de prórroga de los presentes presupuestos, ¿me quieren decir ustedes cómo va a dotar presupuestariamente la Generalitat esta actuación? No podemos olvidar, en cuanto al Palacio de Justicia, que, para el inicio de su construcción, el consistorio ha adelantado casi 700.000€ correspondientes a la Generalitat Valenciana, a parte de los 835.000€ destinados al acondicionamiento de la parcela también desembolsados por el Ayuntamiento de Torrent; 684.000€, en concreto, que las arcas municipales han sufragado sin ser de su competencia y que no retornarán, previsiblemente, en todo 2020.

Ojalá me equivoque, pero desgraciadamente, el futuro económico más próximo de nuestra Comunitat y nuestra ciudad para nada es halagüeño, entre el secuestro fiscal que el Gobierno de Sánchez está practicando sobre las Comunidades Autónomas y la ambigüedad del Consell de Puig para solicitar a su jefe en Madrid lo que es nuestro, lo que por ley nos corresponde en cuanto a financiación, dejando a un lado si esa financiación es justa o no, que eso da para mucho, y más.

Amparo Folgado Tonda, portavoz del PP

Artículo publicado en La Opinión de Torrent del 19 de octubre de 2019

Política útil del PP

Política útil del PP

La política útil, con sentido común, la crítica constructiva y al servicio del ciudadano es lo que todos esperamos de nuestros políticos, pero viendo el panorama nacional se entiende el hartazgo de los ciudadanos porque no siempre es así.

Es por eso que desde Torrent, en el Grupo municipal del Partido Popular hemos iniciado una legislatura en la que queremos seguir pegados a la calle y como servidores públicos, hacer una oposición útil, constructiva, con propuestas positivas para nuestra ciudad. Estamos para servir al ciudadano, para escucharle, acompañarle, defenderle y proponer aquello que sea bueno para la comunidad. La labor de la oposición debe ser útil y constructiva, debe ser capaz de transformar y dar voz, debe complementar, en aquello que sea necesario, la acción de un gobierno. Debe representar a los ciudadanos.

Por eso, pedimos a todos los ciudadanos que nos utilicen, que como grupo mayoritario de la oposición y en una ciudad con un gobierno en minoría, podemos hacer muchas cosas juntos. Aquí os dejo con algunos ejemplos:

Hace unos días, los vecinos de la calle Valencia, afectados por el cierre de la calle -por la obra interminable de la rotonda- nos pidieron su ayuda, no lo dudamos y allí acudimos. Tras múltiples solicitudes por escrito al gobierno socialista, donde la única respuesta era el silencio y el abandono, nos llamaron. La situación de inseguridad, falta de civismo, robos, suciedad y desatención era un clamor. Nos comprometimos a reclamar sus derechos, a denunciar con ellos, a darles visibilidad, y lo hicimos. A las pocas horas había una patrulla de la policía y se habían baldeado las calles.

Atendiendo a las solicitudes de los padres, hemos denunciado la situación de las obras inacabadas en los colegios, como nuestros niños no pueden jugar en el patio, porque está lleno de andamios y cascotes. Porque las obras no se sabe cuando finalizaran, porque las aulas están llenas de polvo.

Atendiendo a los vecinos del Xenillet que así nos lo han pedido, hemos denunciado la inseguridad en nuestras calles, el no asfaltado en una calle del Xenillet que permite acceder al Polígono Industrial durante las obras interminables de la rotonda. Y hemos conseguido al menos que, el gobierno socialista asfalte la calle, aunque la obra realizada deja mucho que desear.

Hemos sido la voz de los vecinos y comercios de Camí Reial por la media obra. Porque llevan casi un año y nadie les dice cuando terminaran. Porque el comercio no sabe si les van a compensar por las obras y las perdidas que acarrean. Porque tenían que haber finalizado en agosto y a fecha de hoy no se ve el final.

Estos son algunos de los ejemplos de la labor desarrollada en agosto y septiembre por el PP, codo con codo con los vecinos que han confiado en nosotros para solucionar sus problemas. Es lo que vamos a seguir haciendo, política útil y constructiva al servicio de los vecinos de Torrent.

Juego de trileros

Juego de trileros

No se si se acuerdan cuando hablábamos del superávit en las cuentas municipales, un superávit del que nuestro equipo de gobierno socialista sacaba pecho y nos hablaba de su buena gestión municipal. Un dinero que pertenece a todos los torrentinos y que en la última columna de este mismo periódico, denuncié que iba a ser destinado a la compra de edificios, solares y bajos comerciales por parte del gobierno de Ros, muy aficionado a jugar con ladrillos.

Apenas unos días después y en plenas fiestas patronales, los grupos de la oposición pudimos tener acceso a la Cuenta General de 2018, una foto fija al estado de cuentas del Ayuntamiento de Torrent a 31 de diciembre de 2018, de cuyas cuentas se obtuvo el superávit destinado a la compra de terrenos.

Esa cuenta, es el fiel reflejo de la gestión de verdaderos trileros desplegada por el Partido Socialista durante todo el año pasado, un gobierno que pasará a la historia porque en 2019, todavía ha sido incapaz de aprobar un presupuesto municipal desde finales de 2015. Durante todo el ejercicio pasado, el dinero del Ayuntamiento ha ido moviéndose de cuenta en cuenta, cambiando el destino de hasta casi 21 millones de euros, como en un juego de trileros en el que siempre pierden los vecinos de Torrent.

Desde el PP hemos venido denunciando en los últimos años que, el consistorio estaba paralizado, las inversiones sin realizarse, las prioridades de los vecinos de Torrent en los cajones de la alcaldía y el dinero de nuestros impuestos destinándose a gastos superfluos y en tejer redes clientelares. Ahora con los números sobre el papel, descubrimos que solo se ha ejecutado en 2018, un 71% del presupuesto de gastos municipal. Más de 20 millones de euros que no se han destinado a políticas de bienestar social, de empleo, de dinamización comercial, ni a invertir en mejoras en aquellos barrios y calles que más lo necesitan.

Un dinero de todos los torrentinos que no se ha empleado en aquello que necesita Torrent sino en “enriquecer a los bancos”, como afirmaba el actual portavoz socialista en 2014 y a la compra de solares, terrenos y edificios como denunciamos en el mes de julio.

Esperamos que con la vuelta al cole, el gobierno socialista se ponga a trabajar, se deje de juegos con bolitas y cubiletes, elabore un presupuesto municipal para 2019 realista, que destine nuestros impuestos en aquello que realmente necesitan los vecinos de Torrent y deje de jugar al trile con modificaciones presupuestarias de 2016 con los grupos de la oposición y los vecinos de Torrent.

Amparo Folgado Tonda, Portavoz del Grupo Popular

Monopoly Torrent

Monopoly Torrent

Hace unos meses conocimos el Juego de la Oca de Torrent editado por nuestro Ayuntamiento, pero viendo la forma de actuar del gobierno municipal, parece ser que el próximo será el Monopoly Torrent. Lo digo porque tras las elecciones municipales, el gobierno socialista se la lanzado a la compra de solares y edificios en distintas calles de la ciudad. Un afán acaparador de ladrillos y propiedades que vamos a pagar entre todos los vecinos.

Hablamos de más de 6 millones de euros que van a ser destinados a la adquisición de propiedades y de las cuales, desconocemos su uso posterior. Los grupos de la oposición hemos solicitado reiteradas veces que queríamos saber qué propiedades se van a comprar, su ubicación y el por qué de su precio, pues no tenemos el tablero del Monopoly donde aparece reflejado su valor. Hemos tenido que pedirlo en un escrito conjunto de toda la oposición, que somos la mayoría, para que nos hayan facilitado los datos, ya que el PSOE quería jugar al Monopoly pero tapando los ojos al resto de jugadores.

Estamos hablando de más de 6 millones de euros, de un supuesto Superávit del Ayuntamiento, obtenido del bolsillo de los torrentinos, de quienes han recaudado más, a quienes no se les ha bajado la contribución en cuatro años y han dejado sin gastar gran parte del presupuesto municipal en servicios sociales, lo que se viene a llamar Recortes. ¿Recuerdan aquello de las personas primero? pues de lo dicho ya no se acuerdan, ahora las propiedades y el ladrillo son la prioridad.

Si creen que con ese superávit se va a mejorar la limpieza en Torrent, están equivocados, si piensan que ese superávit se va a utilizar en mejorar la seguridad ciudadana con más policías y medios en nuestras calles, se equivocan también. Porque el gobierno socialista, no ha consultado a los vecinos ni a los grupos de la oposición qué hacer con el superávit. Suspenso en participación ciudadana, en transparencia y en democracia.

El gobierno socialista pretende que con una venda en los ojos, los partidos de la oposición, le aprobemos la adquisición de terrenos y edificios. El Partido Popular no va a dar ningún cheque en blanco. El gobierno municipal no puede pasar ningún rodillo, pues son solo 11 concejales y la oposición 14, como así lo ha querido el pueblo de Torrent. Por tanto, lo primero que debería de hacer el Sr. Ros es hablar con todos los grupos municipales, consultar a los vecinos y a la oposición, qué inversiones financieramente sostenibles son mejores para la ciudad de Torrent y no pretender pasar el rodillo y hacer a la oposición comulgar con ruedas de molino, con una venda en los ojos.

Con el dinero de los torrentinos no se juega, y antes de lanzarse a la compra compulsiva de terrenos y propiedades con el dinero de todos, el Sr. Ros y su gobierno deben de coger la carta y pasar de nuevo por la casilla de salida, reflexionar acerca de, si eso es lo que quieren los vecinos, si eso beneficia a todos o solo a unos pocos, si eso va a mejorar la vida de los torrentinos o solo la de varias familias. Torrent no es el Monopoly.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies