MOCIÓN PARA DEJAR SIN EFECTO LA REPROBACIÓN AL ARZOBISPO DE VALENCIA Y MOSTRAR EL RECONOCIMIENTO DEL AYUNTAMIENTO DE TORRENT A LAS ONG QUE HAN TRABAJADO PARA ACOGER A LOS MIGRANTES DEL AQUARIUS

Amparo Folgado Tonda, en calidad de Portavoz del Grupo Municipal Popular, por medio del presente escrito, y haciendo uso de la legalidad vigente y de las atribuciones que de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de Bases de Régimen Local y el real Decreto 2568/1986, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales (Artículo 97.3), eleva al Pleno de la Corporación para su debate y votación la siguiente moción:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:

El pasado domingo, 17 de junio de 2018 llegaron a la ciudad de Valencia, 630 migrantes procedentes del “Aquarius”. Las administraciones públicas, así como entidades como Cruz Roja Española, la Iglesia Católica a través de Cáritas, Accem, Cepaim, Cear y Acnur entre otras ONG, colaboraron en el dispositivo de llegada y en la comisión mixta.

Varios días antes de la llegada del Aquarius a Valencia, el obispo auxiliar, Arturo Ros, anunció que “Cáritas ofrecía 200 plazas para acoger a migrantes del Aquarius”, además mostró su “gratitud por el reconocimiento de Mónica Oltra a nuestra disposición, no solo para colaborar, sino para poner nuestros medios y capacidades para que estas personas que están sufriendo puedan tener dignidad”.

A los pocos días, la Diócesis de Valencia ya atendía a 40 migrantes procedentes del Aquarius, veinte de ellos, los más jóvenes, acogidos en la Ciudad de la Esperanza, ubicada en Aldaia. Los otros veinte son tres familias con hijos menores y siete adultos, que se ubicaron en cuatro viviendas que Cáritas Diocesana dispone para migrantes y refugiados, dentro de su Programa Vivienda. Desde su llegada a cada uno de los pisos, el personal técnico de Cáritas ha realizado las labores de acogida, facilitándoles ropa, alimentos y los enseres que necesitan.

Del mismo modo, un equipo de personas voluntarias de las Cáritas parroquiales de las zonas en las que están situadas las viviendas se ocupará, durante el tiempo que estén las personas acogidas, de realizar labores de acompañamiento, asesoradas en todo momento por el personal de Cáritas.

Tanto la Ciudad de la Esperanza como las viviendas de Cáritas están perfectamente acondicionadas y preparadas para ofrecer una atención especializada, gracias también al voluntariado de toda la diócesis que está activado en todos los ámbitos, técnicos, sanitarios, traductores, psicólogos y psicoterapeutas, etc.

Además de estas cuatro viviendas que acogen a personas llegadas en la flotilla del Aquarius, Cáritas Diocesana de Valencia tiene otras 28 en la diócesis, en las que se albergan 167 personas, entre ellas, varones migrantes en situación administrativa irregular, personas en situación de sin hogar y familias. De ellas, 38 eran solicitantes de asilo. En 2017, del total de las 53.175 personas beneficiarias de la acción de Cáritas en toda la diócesis, el 48 por ciento eran extranjeras.

El Arzobispado de Valencia, además de acoger a estas 40 personas, tenía dispuestas hasta 200 plazas para acoger a migrantes del Aquarius en las localidades de Serra, Moncada y en nuestra ciudad, Torrent. En la ciudad de Torrent, concretamente en un ex convento ubicado en la zona de Santo Angel.

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, dio gracias al arzobispado y a su ONG Cáritas Diocesana porque “incluso antes de que existiera la posibilidad de que el barco llegara a Valencia ya advirtieron que podían acoger y se pusieron a trabajar desde el minuto cero”.

El Arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en una carta publicada en la revista “Paraula” con el título “Aquarius: Nuestra respuesta cristiana”, afirmó seguir con “asombro, estupor, compasión, dolor y aun vergüenza, durante largos y angustiosos días, la travesía de 629 personas por el Mediterraneo, mar que está siendo boca y tumba anónima, insaciable y devoradora que se traga o se ha tragado ya a santísimas víctimas de la injusticia, de los egoísmos de los poderosos, de la crueldad inhumana, de intereses inconfesables, de mafias y de la cerrazón en sí misma de las naciones”.

Además, en la propia carta, muestra que la Diócesis de Valencia “está dispuesta  y pronta para acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados”. “La Delegación Diocesana de Migración, Cáritas diocesana, continuando ambas con su obra diaria con los inmigrantes y refugiados que ya viene haciendo, la Universidad Católica con sus propios medios –médicos, enfermeros/as, profesores, lingüistas–, las Órdenes y Congregaciones religiosas, con sus carismas propios, comunidades, el Seminario, las parroquias, familias, sacerdotes, laicos, voluntarios, asociaciones… todos se han ofrecido y están dispuestos a colaborar en dar respuesta cristiana de amor, de caridad, de justicia, a esta situación de emergencia y a ayudar en el tiempo que se precise, en lo sucesivo, y esté en sus manos”.

Vista la reacción de la Iglesia Católica en Valencia y de su arzobispo, Antonio Cañizares a favor de acoger a migrantes y a refugiados, así como en ofrecer todos los recursos de los que dispone en la provincia de Valencia y, cuya labor social se está llevando a cabo en dos centros de la Iglesia, desde el Grupo Popular del Ayuntamiento de Torrent, consideramos que no tienen ninguna razón de ser que el Arzobispo de Valencia siga estando reprobado por el Pleno de esta corporación municipal.

En el Pleno del 5 de noviembre de 2015, con los votos a favor del PSOE, Compromís y Guanyant, la abstención de Ciudadanos y el voto en contra del Partido Popular, se aprobó un acuerdo de disconformidad con el arzobispo de Valencia, por unas declaraciones realizadas en el Fòrum Europa sobre la llegada de migrantes y refugiados, por las cuales, ya pidió perdón antes de aprobarse en el consistorio de Torrent, esa reprobación.

Tras la llegada del Aquarius a la ciudad de Valencia, las nuevas declaraciones del arzobispo Antonio Cañizares y la labor social y humanitaria realizada por la diócesis de Valencia, desde el Grupo Popular proponemos a la corporación municipal, la adopción de los siguientes:

ACUERDOS

PRIMERO.-  Dejar sin efecto la reprobación al arzobispo de Valencia, aprobada por el Pleno ordinario del Ayuntamiento de Torrent, el pasado 5 de noviembre de 2015.

SEGUNDO.- Mostrar el reconocimiento del Ayuntamiento de Torrent, a todas las ONG y entidades que trabajan por la dignidad y el bienestar de las personas que huyen del hambre y el terror. Como son Cruz Roja Española, la Diócesis de Valencia a través de Cáritas Diocesana, Accem, Cepaim, Cear, ACNUR, Amnistía Internacional, UNICEF y muchas otras.

TERCERO.- Trasladar este acuerdo a las siguientes entidades: Forum Europa. Tribuna Mediterrània, Archidiócesis de Valencia, Conferencia Episcopal Española y a las Cortes Valencianas.

Torrent, a 6 de julio de 2018

 

Amparo Folgado Tonda

Portavoz del Grupo Popular

 

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad